PASTORAL DEL MAYOR: VIVIR LA MUSICA, CONOCEMOS A JOSÉ BARCONS

José Barcons, Pepe, es un jubilado animoso y animado, que tiene mucho que ofrecer a la sociedad y no lo guarda para sí.

Lo buscamos en Google y nos apareció su nombre en un Blog de una maestra que había hecho un cursillo de “lenguaje musical y lúdico a través de la psicomotricidad” con él hace unos años  y nos lo describe como un hombre mayor con boina y maletín, que sorprende a quien inicia con él este viaje.

Pepe colabora con asociaciones de discapacitados y da charlas sobre psicomotricidad y lenguaje musical allá donde se lo piden, el único requisito es que le faciliten el desplazamiento porque el ya no conduce.

Su foco de acción principal es la parroquia Santa María de la Esperanza de Madrid  en donde, además de pertenecer al grupo de Escucha y Autoayuda ha puesto en marcha junto al Padre Chema una actividad dirigida especialmente a los mayores, con el nombre de ¡VIVIR LA MUSICA!

Nos cuenta que comenzó hace 4 años con un grupo de 20 personas y ya son 60, a pesar de la pandemia de la Covid que tanto daño ha causado en los mayores.

No se trata de ir al baile a la parroquia, sino de gozar con la música, dejar  aflorar los sentimientos que dejamos guardados a veces por pudor , en nuestro interior, y dejarse llevar, por el maravilloso mundo de la expresión musical sin moverse de la silla.

En cada sesión, que se quincenal de Octubre a Junio, mientras los niños no tienen cole, Pepe que es gran amante y conocedor de la música planifica un tema, la alegría, la naturaleza, la Virgen en la música, los 500 años de la Conversión de San Ignacio, en fin, cualquier tema que podáis imaginar, y sobre él una serie de melodías que van desde el Canto Gregoriano a Roberto Carlos pasando por Mozart, Haydn, Haendel, Agustín Lara, las cantigas de Alfonso X el sabio, los salmos y las danzas judías, J. S. Bach o los cantos tradicionales de la Iglesia como Tomad Virgen Pura o Venid y vamos todos hasta cantos populares como El patio de mi casa, Por el puente de Aranda , Estaba el señor don gato….

Nos dice que la música es un instrumento muy potente  que queda alojado en el último rincón del alma de cada persona, aquel rinconcito  que Dios se reserva para sí.

Nos recuerda como representan los pintores a los coros angélicos con instrumentos y cantos, y como en la Eucaristía nos unimos a los coros celestiales para alabar a Dios en el Santo.

Hagamos memoria de como el ser humano desde sus primeros tiempos hace instrumentos de madera y de hueso, hay que reconocer que la música es una obra de Dios, ¡Y que maravillosa obra!.

Es matemática, tiene capacidad de comunicar, un alto grado de perfección y armonía, y no hay nadie en la tierra a quien una u otra melodía no le conmueva.

Pero esta labor quincenalmente requiere un esfuerzo, preparar los tema, elegir la música, desarrollar el  esquema de cada sesión, es entregarse y dar lo mejor de uno mismo, como dice San Mateo, “lo que recibisteis gratis, dadlo gratis” y eso es precisamente lo que hace Pepe.

Continua diciéndonos que él recibe más que lo que da, ¿Os acordáis de lo del ciento por uno?, que ver a todas esas personas que le reciben con mucho cariño y ser partícipe de como los discapacitados algunos con Alzheimer y problemas cognitivos severos mantienen la capacidad de emocionarse con la música es motivo de estar infinitamente agradecido al Señor.

Charlamos por teléfono casi una hora que se nos ha pasado en un abrir y cerrar de ojos, Pepe transmite optimismo y positividad de la que sale de lo más íntimo, de aquella  que viene de Dios.

Le preguntamos si conoce nuestro movimiento Vida Ascendente y su respuesta nos deja aún más sorprendidos, “ese movimiento es fenomenal” nos dice y nos anima a perseverar, y es que los mayores somos muy útiles a la sociedad, tenemos mucho que dar, estamos en esa edad en la que nosotros decidimos con que actitud nos enfrentamos a las dificultades de la vida, con la alegría de sabernos hijos de un Dios que nos ama profundamente, o la amargura de sentirnos inútiles, aislados de todo, como pretenden algunas ideologías de usar y tirar.

Nos quedó clarísimo que Pepe es de los que siembra alegría y sosiego en los demás. Y le deseamos que el Señor le conceda ver germinar esos frutos.