Noticia portada

EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ

La fiesta del triunfo de la Santa Cruz se hace en recuerdo de la recuperación de la Santa Cruz en el año 614 por el emperador Heraclio que la rescató de los persas que la habían robado de Jerusalén.

Según manifiesta la historia, al recuperar el precioso madero, el emperador quiso cargar la cruz como había hecho Cristo a través de la ciudad, pero tan pronto puso el madero al hombro e intentó entrar a un recinto sagrado, no pudo hacerlo y quedó paralizado. El Patriarca de Jerusalén Arzobispo Zacarías que iba a su lado le indicó que todo aquel esplendor imperial iba en desacuerdo con el aspecto humilde y doloroso de Cristo cuando iba cargando la cruz por las calles de Jerusalén. Entonces el emperador se despojó de su atuendo imperial y con simples vestiduras, avanzó sin dificultad seguido por todo el pueblo hasta dejar la cruz en el sitio donde antes era venerada.

Reliquias de la Santa Cruz tenemos en Roma (Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén), Constantinopla, Jerusalén (Basílica del Santo Sepulcro) y pequeñísimas astillas repartidas en diversas iglesias del mundo entero, las cuales se llamaron “Veracruz” (verdadera cruz) o Lignum Crucis. En España se veneran dos de los trozos más grandes conocidos de la Cruz: en el monasterio de Santo Toribio de Liébana (Cantabria) y en el santuario de Caravaca de la Cruz (Murcia).

En Jerusalén en la Basílica del Santo Sepulcro se realiza este día una Misa Solemne en la capilla del Calvario.