Boletín Informativo Mensual Nº15 de Vida Ascendente Internacional

 

La comunicación digital no impone las reglas de distanciamiento que todos deben respetar durante la crisis sanitaria: es, por lo tanto, con cálidos apretones de manos virtuales, incluso abrazos amistosos como virtuales, que los saludo desde mi esquina de Francia confinada … En Alsacia, donde vivo, el nivel de infección sigue siendo muy alto … La pandemia, aquí y en otras partes del mundo, está lejos de ser detenida; Viviremos durante semanas con esta amenaza de infección. Pienso en ustedes que han perdido un pariente, un amigo; llevemos a todos los muertos en nuestras oraciones.

¿Cómo hemos experimentado esta prueba de la pandemia y el confinamiento a lo que nos ha obligado en casi todos los países? En VAI somos particularmente sensibles a la situación de los ancianos y entre ellos, los que viven aislados, a los que su vejez o vulnerabilidad han llevado a vivir en instituciones o hogares de acogida; nos asociamos con el llamado del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida; compartimos la revuelta expresada por algunos testimonios: los hechos insoportables evocados no deben ser generalizados, sino sin embargo dar testimonio de esta cultura de despilfarro contra la cual se rebela el Papa Francisco con una determinación que también debe ser nuestra para actuar e inventar soluciones; leemos con emoción cómo Christiane experimentó la angustia de la soledad y cómo la superó.

En esta prueba de la pandemia, ¿buscamos significado? La homilía pronunciada por el Padre Cantalamessa bajo la bóveda de San Pedro durante la celebración de la Pasión del Señor nos permite encontrar respuestas que se abren al futuro: “No permitamos que este sufrimiento, todas estas muertes, este compromiso heroico del personal médico hayan sido en vano… no para volver a la vieja vida… sino a una nueva vida, más fraterna, más humana. Más cristiana.”

Múltiples gestos de solidaridad, iniciativas de todo tipo para mantener lazos y dar testimonio de su vital importancia, “gracias” escritas y proclamadas en todas partes, palabras y canciones de fraternidad expresadas en las redes, estos son los frutos de la prueba; nuestra vida “después” debe hacerlos crecer; y como la edad nos da una sabiduría nacida de la experiencia, como hemos escuchado muchas veces en el Congreso, atesoramos la lección de la humanidad que aprendemos de esta prueba. Esta lección, el significado de las cosas, el sentido de lo esencial depende de nosotros hacer que sean la base de nuestra misión: ¿Dios no nos llama a irradiar este mensaje de humanidad que se une al mensaje de nuestra fe?

La Presidenta. Monique Bodhuin
Le recordamos la dirección de correo: ccl@vmi-vai-lai.org


Personas mayores: en la soledad, el coronavirus mata más

Queridas hermanas y queridos hermanos,

En el corazón de esta “tempestad inesperada y furiosa nos hemos dado cuenta – como nos recordó el Papa Francisco – de estar en la misma barca”. Al interior están también las personas mayores. Como todos, son frágiles y están desorientadas. A ellas se dirige hoy nuestro pensamiento de preocupación y agradecimiento, para restituir, al menos un poco, aquella ternura con la cual cada uno de nosotros ha sido acompañando en la vida y para que alcance a cada una de ellas la caricia materna de la Iglesia.

Su generación, en estos días – difíciles para todos – está pagando el precio más alto a la pandemia de Covid-19. Las estadísticas nos dicen que en Italia más del 80% de las personas que han perdido la vida tenían más de 70 años.

La ciencia nos dice que el motivo por el cual tantas personas mayores mueren es porque ellas son más frágiles, y que el virus tiene un porcentaje de mortandad más elevado en las personas que tienen una o más patologías previas. Se trata de una explicación convincente, pero que podría hacernos pensar que casi no se puede hacer nada.

Hace unas pocas semanas, recibiendo a los participantes al primer congreso internacional de la pastoral de las personas mayores, organizado por nuestro Dicasterio, el Papa Francisco afirmó que “la soledad puede ser una enfermedad, sin embargo, con la caridad, la cercanía y el consuelo espiritual podemos curarla”. Se trata de palabras que en este momento adquieren toda su importancia. Ayudan a comprender que, si es verdad que el coronavirus es más letal cuando encuentra un cuerpo debilitado, en muchos casos la patología preexistente es la soledad. No es casualidad que estamos presenciando la muerte, en proporciones y formas terribles, de tantas personas que viven fuera de sus casas y apartados de su núcleo familiar, en condiciones de soledad en verdad desgastantes y deprimentes.

Por esto es importante que hagamos todo lo que sea posible para remediar esta situación de abandono que, en las circunstancias actuales, podría significar salvar vidas humanas.

En estos días son tantas las iniciativas en tal sentido que la Iglesia está poniendo en práctica. La imposibilidad de seguir haciendo visitas domiciliarias ha impulsado a encontrar nuevas y creativas maneras de presencia. Llamadas, mensajes de video o de voz, o más tradicionalmente cartas dirigidas a quien está solo. Frecuentemente las parroquias están dedicadas en la entrega de alimento y medicinas a quien está obligado a no salir de casa. Casi en todos lados, los sacerdotes siguen visitando las casas para administrar los sacramentos. Muchos voluntarios, sobre todo jóvenes, se están esforzando con generosidad para no interrumpir, o para comenzar a organizar, elementales redes de solidaridad.

Sin embargo, la gravedad del momento nos llama a todos a hacer algo más. Individualmente o como Iglesias locales, podemos hacer mucho por las personas mayores: orar por ellas, curar la enfermedad de la soledad, activar redes de solidaridad, y mucho más. Frente al escenario de

una generación golpeada de una manera tan fuerte, estamos llamados a una responsabilidad común, que nace de la conciencia del valor inestimable de cada vida humana y por la gratitud hacia nuestros papás y abuelos. Debemos dedicar nuevas energías para defenderlos de esta tempestad, así como cada uno de nosotros ha sido protegido y ayudado en las pequeñas y grandes tormentas de la propia vida. No dejemos solas a las personas mayores, porque en la soledad el coronavirus cobra más vidas.

Unas particulares atenciones merecen aquellos que viven al interno de las estructuras residenciales: escuchamos cada día noticias terribles sobre las condiciones en que se encuentran, y ya son miles de personas que han perdido la vida. La concentración en el mismo lugar de tantas personas frágiles y la dificultad de obtener los instrumentos de protección, han creado situaciones dificilísimas de gestionar no obstante la abnegación y, en algunos casos, el sacrificio del personal dedicado a su asistencia. En otras circunstancias, sin embargo, la crisis actual es hija de una abandono existencial y terapéutico que ha comenzado en el pasado. Aún en la compleja situación que vivimos, es necesario aclarar que salvar las vidas de las personas mayores que viven en las instituciones, o que están solas o enfermas, es una prioridad del mismo modo que salvar a cualquier otra persona. En los países en los cuales la pandemia no ha tomado grandes dimensiones, es aún posible tomar medidas preventivas para protegerlos; en donde la situación es más dramática es necesario actuar para encontrar soluciones emergentes.

No se trata de algo secundario, de ello depende el futuro de nuestras comunidades eclesiales y de nuestra sociedad porque, como dijo recientemente el Papa Francisco, “las personas mayores son el presente y el mañana de la Iglesia”.

En el sufrimiento de estos días, estamos llamados a vislumbrar el futuro. En el amor de muchos hijos y nietos y en la entrega de los asistentes y de los voluntarios, revive la compasión de las mujeres que se dirigen al sepulcro para hacerse cargo del cuerpo de Jesús. Como ellas, estamos asustados, pero también sabemos que no podemos dejar de vivir – si bien manteniendo las distancias – la compasión que Él nos ha enseñado. Como ellas, pronto comprenderemos que habrá sido necesario permanecer a un lado, aun cuando parecía peligroso o inútil, seguros de las palabras del ángel, que nos invita a no tener miedo.

Unámonos entonces en oración por los abuelos y las personas mayores de todo el mundo. Estrechémonos a su alrededor, con el pensamiento y con el corazón, y cuando posible, actuemos, para que no estén solos.

Dicasterio para los laicos, la Familia y la Vida 06.04.2020


¿Qué pasó con nuestros abuelos durante el confinamiento de la población?

Las estadísticas muestran que el mayor número de muertes se encuentra entre los ancianos, que están debilitados por la edad y la enfermedad; En Francia, las muertes en las instituciones representan un tercio del número total de muertes; y debemos añadir a los que mueren del Covid-19 en la soledad de sus hogares, aquellos a quienes un título de la prensa ha llamado “víctimas invisibles del Covid-19” ya que dichos pacientes no son controlados.

El 14 de abril, en un artículo publicado en Le Figaro, Valérie Régnier, presidente de Sant’Egidio France, denunció violentamente la “incapacidad para salvaguardar las vidas de los más débiles” en los Establecimientos de Alojamiento para Personas Mayores y Dependientes (EHPAD) y el hecho de que las muertes en estos establecimientos no se contaron en las estadísticas diarias (posteriormente esto ha cambiado); denunció el trauma a los residentes ancianos por la supresión de las visitas de los familiares, y por lo tanto la privación de la presencia de seres queridos; estos traumas, además del miedo a ser infectados, contribuyen al fenómeno del “deslizamiento” que hace que los ancianos ya no quieran vivir. Una situación que describe una realidad que ha existido: en Francia, algunas instituciones han sido diezmadas por el virus, algunos directores se han comportado de manera poco compatible con el estatuto ético que se comprometen a respetar y han despreciado la dignidad de las personas que se les confían.

Sin embargo, es necesario calificar una observación tan dramática; podemos citar situaciones que provocan admiración: tiene un buen ejemplo del cual se ha hecho eco en los medios de comunicación. En una residencia de ancianos en el este de Francia, el personal sanitario eligió, desde el principio de la decisión adoptada por las autoridades de confinar el país, quedarse con los residentes de edad avanzada. Durante cinco semanas, estos cuidadores quisieron poner entre paréntesis su vida familiar y personal para dedicarse al bienestar de las personas a su cargo. Incluso pudimos descubrir las instalaciones improvisadas en sus oficinas. Después de cinco semanas, un gran alivio, no se infectaron los residentes y los vimos salir a unirse a sus familias, evocando, antes de su partida y con gran emoción, todos los lazos que se crearon durante este período tan particular. En otros hogares de acogida, la administración tomó rápidamente medidas para reducir el impacto negativo del aislamiento en los residentes y mantener lazos con sus familias; a través de Skype, y con verdadera alegría, pude, dos veces a la semana, intercambiar durante un cuarto de hora con mi madre; entonces fue un momento de fuerte emoción cuando la “encontré” a través de una visita en salón; hermosos momentos de felicidad también, cuando ella fue capaz de ver a su bisnieto gesticulando y sonriéndola detrás del vidrio protector.

Terminar su vida en hogares de acogida sigue siendo, para mí, el último recurso; en un momento en que el tiempo “después” se avecina en el horizonte, tal vez haya espacio para iniciar una reflexión para imaginar, como dice Valérie Régnier en su artículo, “una sociedad en la que la bendición de una larga vida no se convierte en la maldición de un final miserable”.

Monique Bodhuin Monika Ptak


Testimonios del día

Desde el comienzo del confinamiento en Francia, el Movimiento Cristiano de Retirados (MCR) francés ha publicado, todos los días en su sitio web, un testimonio de la vida de uno de sus miembros.

A pesar de los mensajes de amistad…

Permítanme no siempre compartir este optimismo y esta serenidad para vivir este encierro. Nosotros, los ancianos, los únicos que tenemos familia pero que ya no la vemos porque los miembros tienen tanto miedo de transmitirnos el virus … Ya no viene nadie: ni las amas de casa, ni las enfermeras, ni la familia.

Estamos desesperadamente solos y realmente nos da ganas de morir porque los días son realmente demasiado largos. La ansiedad y la depresión son nuestro destino diario a pesar de todos los mensajes de amistad recibidos. Mi única suerte es caminar, poder estar en el campo durante 1 hora todos los días y poder hablar con ex alumnos que están cavando su jardín. La moral sube después de cada viaje.

Mi fe no es muy grande porque puedo decirme a mí mismo que “el Señor está conmigo hasta el final de los tiempos”, encuentro que el final de los tiempos, a los 86 años, todavía está muy lejos … demasiado lejos. Parece que Él todavía me necesita en la tierra, pero creo que lo que experimentamos es inhumano. Mis 3 hijos me llaman todos los días para decirme “coraje”, mis 7 nietos no suelen pensar en mí, mis 3 bisnietos me gritaron: “Felices Pascuas”, pero me hubiera gustado saber cómo pasaron su “confinamiento”. Oren por todos nosotros para que nuestra fe pueda mantenerse …

Christiane
La misma abuela un poco más tarde …. Ella me dijo: ¡Te necesito!

86 años, todavía en casa, enferma desde el 9 de febrero (hubiera preferido estar en el hospital, pero mis hijos no querían: “vas a contraer una enfermedad más grave que la que padeces actualmente”) y ya no me queda nadie para ayudarme a cuidarme. Tan solo de la mañana a la noche, con temperatura, a veces sin recordar si había tomado mis medicamentos … De ahí la depresión y la ansiedad, menos apetito: perdí 4 kg en 10 días.

Un día, la responsable del catecismo me llama: “Te necesito”. ¡Increíble! De repente, me pareció que resucité …… Era para patrocinar a tres niños que se estaban preparando para la Primera Comunión. Esto requería que me presentara por computadora dando mi número de teléfono y especialmente que rezara por estos niños.

Lo que me hizo más feliz fue cuando llamé a 9 amigas y 4 de ellas accedieron a hacer lo mismo en sus respectivos pueblos… Participé en dar vida a lo intergeneracional en nuestras dos parroquias.

A los 86 años me di cuenta de que tal vez todavía me necesitaban y esto volvió a darme el gusto de vivir…

Christiane


Extractos de la homilía del padre Raniero Cantalamessa, ofmcap, predicador de la casa pontificia.
Celebración de la Pasión del Señor: viernes 10 de abril de 2020

“TENGO PENSAMIENTOS DE PAZ, NO DE DESGRACIA”

San Gregorio Magno decía que la Escritura cum legentibus crescit, crece con quienes la leen1. Expresa significados siempre nuevos en función de las preguntas que el hombre lleva en su corazón al leerla. Y nosotros este año leemos el relato de la Pasión con una pregunta —más aún, con un grito— en el corazón que se eleva por toda la tierra. Debemos tratar de captar la respuesta que la palabra de Dios le da…

La cruz de Cristo ha cambiado el sentido del dolor y del sufrimiento humano…

¿Cuál es la luz que todo esto arroja sobre la situación dramática que está viviendo la humanidad? La pandemia del Coronavirus nos ha despertado bruscamente del peligro mayor que siempre han corrido los individuos y la humanidad: el del delirio de omnipotencia. «El hombre en la prosperidad no comprende —dice un salmo de la Biblia—, es como los animales que perecen» (Sal 49,21). ¡Qué verdad es!

Así actúa a veces Dios con nosotros: trastorna nuestros proyectos y nuestra tranquilidad, para salvarnos del abismo que no vemos. ¡Dios es aliado nuestro, no del virus! «Tengo proyectos de paz, no de aflicción», nos dice él mismo en la Biblia (Jer 29,11).

El que lloró un día por la muerte de Lázaro llora hoy por el flagelo que ha caído sobre la humanidad… Dios participa en nuestro dolor para vencerlo. Pero lo que está sucediendo hoy es el fruto de la libertad humana, Él deja que siga libremente su curso, “haciéndole cumplir su plan, no el de los hombres”: así fue para la muerte de su hijo.

El otro fruto positivo de la presente crisis sanitaria es el sentimiento de solidaridad. ¿Cuándo, en la memoria humana, los pueblos de todas las naciones se sintieron tan unidos, tan iguales, tan poco litigiosos, como en este momento de dolor?… No hagamos que tanto dolor, tantos muertos, tanto compromiso heroico por parte de los agentes sanitarios haya sido en vano. Esta es la «recesión» que más debemos temer.

De las espadas forjarán arados,
de las lanzas, podaderas.
No alzará la espada pueblo contra pueblo, no se adiestrarán para la guerra
(Is 2,4).

Es el momento de realizar algo de esta profecía de Isaías cuyo cumplimiento espera desde siempre la humanidad. Digamos basta a la trágica carrera de armamentos. Gritadlo con todas vuestras fuerzas, jóvenes, porque es sobre todo vuestro destino lo que está en juego. Destinemos los ilimitados recursos empleados para las armas para los fines cuya necesidad y urgencia vemos en estas situaciones: la salud, la higiene, la alimentación, la lucha contra la pobreza, el cuidado de lo creado. Dejemos a la generación que venga un mundo más pobre de cosas y de dinero, si es necesario, pero más rico en humanidad.

Hay cosas que Dios ha decidido concedernos como fruto conjunto de su gracia y de nuestra oración, casi para compartir con sus criaturas el mérito del beneficio recibido 6. Es él quien nos impulsa a hacerlo: «Pedid y recibiréis, ha dicho Jesús, llamad y se os abrirá» (Mt 7,7).

Miremos a Aquel que fue «levantado» por nosotros en la cruz. Adorémoslo por nosotros y por todo el género humano… Después de estos días que esperamos sean cortos, nos levantaremos y saldremos de las tumbas de nuestros hogares. No para volver a la vida anterior como Lázaro, sino a una vida nueva, como Jesús. Una vida más fraterna, más humana. ¡Más cristiana!


Radiografía del coronavirus en residencias de ancianos

Un familiar mío, Ana, de 93 años, falleció el pasado mes de abril en una residencia de ancianos de Madrid, infectada por el Coronavirus causante de la pandemia que sufrimos. A diferencia del tratamiento facilitado en otros procesos infecciosos anteriores, esta vez Ana tuvo vetado el acceso a la atención hospitalaria, así como el acceso a las visitas familiares. Falleció en una situación de trágica soledad. Nuestro último contacto con Ana fue para recibir sus cenizas, procedentes de un crematorio situado en Burgos, fuera de la provincia de Madrid.


Foto Ana y Jaime

Es necesario decir que la atención que se dispensaba a los mayores en la residencia fue siempre exquisita y hay que destacar el cariño con que los asistentes geriátricos tratan a los mayores.

Sin embargo, la realidad cuando el problema sanitario afecta a toda la nación es muy diferente. La prioridad mínima, es asignada a las personas mayores cuyo acceso a los hospitales les queda vedado, dejándoles morir en las residencias sin asistencia sanitaria. En España, según la estadística oficial publicada por la televisión Española, de las 25.500 muertes producidas por la pandemia, 17.500 (68%!) han tenido lugar en las residencias de mayores donde quedaron absolutamente abandonadas.

La situación sanitaria se complica todavía más si el país no está preparado y carece de los medios de protección en el momento crítico de la crisis. Esto ha hecho que un 12% de los infectados sea personal sanitario, haciendo que la situación quede fuera de control.

Pido una oración por todos los mayores que nos han dejado en las últimas semanas, algunos de ellos, consiliarios y miembros de los Grupos de Vida Ascendente.

Jaime Tamarit


INFORMACIONES

VAI se une a la semana “Laudato Si” del 16 al 24 de mayo de 2020

El Papa Francisco nos invita a una semana “Laudato Si” con motivo del 5º aniversario de la encíclica.

Puede escuchar su llamada a través del siguiente enlace:

https://laudatosiweek.org/es/home-es/

Hay entrenamientos en línea del 16 al 23 y un día de oración el día 24.

El boletín especial “Congreso”

El boletín especial “congreso” está en preparación; encontrará la presentación, ya sea en su totalidad o en forma de un resumen más o menos detallado, de los discursos, así como una parte dedicada al Comité Directivo que siguió al congreso; lo recibirá pronto…