Boletín Mensual Nº 21 de Vida Ascendente Internacional

1

A vosotros que vivís en otras latitudes, ya sean soleadas, lluviosas, frías o grises como aquí, en este rincón de Francia desde donde escribo, dirijo mi cálido saludo.

Vivimos en los tiempos difíciles de hoy que se asemejan, en muchos sentidos, a otros tiempos de este año 2020; siempre nos estamos enfrentando al Covid-19, carga de muerte y enfermedad, con la prueba que esto supone, de tristeza, de preocupación, y hasta miedo; Siento que me estoy repitiendo… Pero la muerte de un ser querido, la enfermedad de un ser querido siguen siendo hechos singulares, cada vez de una manera nueva, palabras de apoyo, compasión y oración: este es el mensaje que les dirijo.

Otros hechos también vienen, de manera recurrente, para alterar nuestra vida diaria; pasado el movimiento de asombro y pánico que despiertan los atentados, adhirámonos a una exigencia ineludible de fraternidad: el análisis del obispo Maupu de la encíclica Fratelli tutti nos muestra algunas dimensiones; el texto del Padre Roman también nos invita a practicar la apertura y el diálogo, a actuar por el bien común: es esta hermandad construida a lo largo de los días lo que nos permitirá luchar contra el fanatismo. El texto de la Presidenta va en esa dirección.

A pesar de las dificultades del momento, VA debe continuar su camino: descubriréis el Movimiento Canadiense de habla francesa, descubriréis cómo trabaja el Movimiento Español para responder a las propuestas del Congreso de Roma.

Con mis amistades.

La Presidenta.
Monique Bodhuin

Le recordamos la dirección de correo: ccl@vmi-vai-lai.org


CARTA ENCÍCLICA SOBRE FRATERNIDAD Y AMISTAD SOCIAL
(FRATELLI TUTTI)

“La globalización puede acercarnos, pero no nos hace hermanos”. La fraternidad universal no es una realidad fácil de establecer. Con su tentación de crear una “cultura de muros”, el mundo de hoy está dando la espalda a los grandes valores fraternales.

Ante esta observación, la continua preocupación del Papa Francisco es proponer “caminos de esperanza”. Habló de fraternidad frente a las más diversas audiencias, en entrevistas en Roma y durante sus viajes por todo el mundo: reunió estas intervenciones en una encíclica, Fratelli tutti, integrándolas, escribe, “en el marco más amplio y sistemáticamente organizado de una enseñanza sobre la fraternidad”.

Esta nueva encíclica se presenta como una encíclica social: se involucra en el campo político, por ejemplo para hablar de inmigración, del populismo o de la pena de muerte. El título está tomado de una expresión de San Francisco de Asís. E incluso, no sólo el título: son todas las palabras las que están inspiradas en San Francisco. Otras dos personas también inspiraron estas páginas: el gran Iman Ahmad Al-Tayyeb a quien el Papa conoció en Abu Dabi en febrero de 2019; su declaración conjunta se cita en la conclusión de la encíclica; la otra persona es el beato Carlos de Foucauld que quería ser el “hermano universal”.

En ocho capítulos, la encíclica no pretende retomar la doctrina cristiana sobre el amor fraterno, sino presentarnos la dimensión universal de este amor. A lo largo de estos ocho puntos de vista sobre la dimensión universal, el Papa nos recuerda constantemente la dignidad de cada persona y subraya la preocupación de los pobres. Los temas discutidos son diversos: globalización, pandemias, migraciones y fronteras, diálogo social, guerra, pena de muerte, religiones y violencia. Cada tema discutido da lugar a un pequeño tratado real.

No cabe duda aquí de resumir esta encíclica: nos interesa leerla tomándonos el tiempo. No es difícil: el tono es a menudo el de la conversación a la que el Papa Francisco nos ha acostumbrado.

Como se trata de presentarlo a los miembros de este movimiento internacional que es VAI, propongo detenerme en el cuarto capítulo titulado “Un corazón abierto al mundo”, que trata, desde la migración, el encuentro entre personas marcadas por diferentes culturas. “Las culturas diversas, que han gestado su riqueza a lo largo de siglos, deben ser preservadas para no empobrecer este mundo. Esto sin dejar de estimularlas para que pueda brotar algo nuevo de sí mismas en el encuentro con otras realidades.” (134) El Papa nos invita a “pensar no sólo como país, sino también como familia humana” (141). “Porque al enriquecerse con elementos de otros lugares, una cultura viva no realiza una copia o una mera repetición, sino que «integra las novedades “a su modo”. Esto provoca el nacimiento de una nueva Síntesis que finalmente beneficia a todos.” (148). “Los otros son constitutivamente necesarios para la construcción de una vida plena. La conciencia del límite o de la parcialidad, lejos de ser una amenaza, se vuelve la clave desde la que soñar y elaborar un proyecto común.” (150). El diálogo con personas de otra cultura brinda la oportunidad de enriquecerse y renovarse, por lo que no debe asustarse.

El octavo capítulo, titulado “Las religiones al servicio de la fraternidad en el mundo”, resuena de manera especial hoy. La violencia se alimenta de interpretaciones erróneas de textos religiosos, así como de “políticas de hambre, pobreza, injusticia, opresión, arrogancia”. No encuentra su base en las convicciones religiosas fundamentales. Por lo tanto, se nos invita a

volver a nuestras fuentes para reenfocarnos en lo esencial: la adoración y el amor al prójimo (281-283).

Gracias al Papa Francisco. Incluso cuando se da cuenta y lamenta que “hemos perdido el gusto de la fraternidad”, nos ayuda a redescubrir “el proyecto mismo de fraternidad inscrito en la vocación de la familia humana”.

Padre François Maupu


PAÍSES MAGULLADOS EN LAS ÚLTIMAS SEMANAS POR ATAQUES

Francia, Afganistán, Austria, Mozambique… los países magullados en las últimas semanas por ataques. ¿Quiénes son las víctimas? En Francia, un maestro, personas dentro de una iglesia, estudiantes en Afganistán, en Austria, los transeúntes cerca de una sinagoga, hombres y adolescentes de Mozambique que participaban en una ceremonia de iniciación.

Mis primeros pensamientos están con las familias de las víctimas, sus seres queridos y sus amigos. En nombre de VAI y en mi propio nombre, les aseguro nuestra sincera compasión; compartimos su dolorosa tristeza y oramos por ellos.

El contexto de estos ataques es muy diferente de un país a otro, pero todos son perpetrados por fanáticos que dedican la religión en nombre del cual matan para afirmar una ideología oscurantista.

Más allá de la ira y la revuelta suscitada por la monstruosidad de los actos, más allá de la emoción indescriptible que despierta en nuestros corazones, recuperemos nuestra mente:

    • negarse a identificar a todos los musulmanes en esta barbarie, aunque algunos hayan justificado estos actos sangrientos.
    • negarnos a dejarnos atrapar por temores que construirían muros entre los ciudadanos del mismo país.
    • negarnos a dejarnos guiar por el camino del odio.

Frente a este abismo de violencia sólo hay una respuesta: “reaccionar al mal con el bien” palabras que tomo prestadas de un mensaje del Papa en estas trágicas circunstancias; Ser un pacificador conociendose, hablando, encontrando oportunidades para actuar juntos, abriéndose a la tolerancia y el respeto por los demás; “La libertad es un derecho, la fraternidad es un deber”: cumplamos con este deber haciendo de la fraternidad una experiencia cotidiana: así es como seguiremos con nuestros pasos los pasos de Cristo.

Monique Bodhuin


SEMEN EST SANGUIS CHRISTIANORUM

El terrorismo abunda en todo el mundo; las iglesias mismas no son respetadas por los asesinos. El padre Roman nos ayuda a dar un paso atrás y dar un aspecto cristiano a estos tristes acontecimientos.

Con profunda tristeza nos hemos enterado de los ataques terroristas que han tenido lugar en las últimas semanas en Niza (Francia) y Viena (Austria). Nuestro dolor es tanto mayor cuanto que estos horribles actos de violencia han afectado, entre otros, a personas comprometidas con la religión que trabajan diariamente en una comunidad parroquial. Inmediatamente después de estos dramáticos acontecimientos, habló la jerarquía de la Iglesia. El obispo André Marceau, de Niza, instó a los fieles a la conversión personal y al perdón. Monseñor Jean-Louis Balsa (de la Diócesis de Viviers), nativo de la Diócesis de Niza, pidió en uno de los periódicos locales que el ataque en la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción de Niza no se asociara únicamente con la confrontación religiosa entre el Islam y el cristianismo. Subrayó que los actos terroristas son más bien una expresión de un choque entre seguidores del islamismo radical y la cultura secularizada del mundo moderno. Por último, el cardenal de Viena, Monseñor Christophe Schonborn, en un servicio de oración en la catedral de San Esteban, invitó a todas las personas de buena voluntad a hacer gestos de solidaridad.

No cabe duda de que el terrorismo que amenaza, hiere y mata indiscriminadamente, genera miedo, pánico y pesimismo. Además, está en profunda contradicción con la justicia y el amor entre los hombres (cf. Catecismo de la Iglesia católica, 2297). Entonces, ¿cómo deben responder los cristianos a los actos de violencia que a menudo les afectan directamente? El Papa Francisco, en la encíclica Fratelli tutti, recientemente publicada, nos invita a “descubrir espacios donde podamos discutir y actuar juntos por el bien común y la promoción de los más pobres”. También recuerda que se invita a los fieles de la Iglesia católica a volver a sus raíces para centrarse en lo esencial: ” la adoración a Dios y el amor al prójimo, de manera que algunos aspectos de nuestras doctrinas, fuera de su contexto, no terminen alimentando formas de desprecio, odio, xenofobia, negación del otro. La verdad es que la violencia no encuentra fundamento en las convicciones religiosas fundamentales sino en sus deformaciones. “(Fratelli tutti, 282)

Si nos fijamos en la actitud personal del corazón hacia otra persona, tenéis que prestar atención a otros dos temas. En primer lugar, siguiendo el pensamiento del Santo Padre, al evaluar la situación actual en el mundo, debemos recordar las complejas causas del terrorismo, incluidas las malas políticas de los Estados”vinculados al hambre, la pobreza, la injusticia, la opresión y la arrogancia” (Fratelli tutti, 283). Y, como discípulos del Evangelio de Cristo, recordemos que a lo largo de los siglos, “la sangre de los mártires se ha convertido en la semilla de los cristianos”(Santo Tertuliano).

Padre Roman Chromy
Asesor espiritual para la coordinación de VAI en Europa


URGENCIA DE UNA «PASTORAL DEL MAYOR»
Una realidad que nos golpea

El aumento de la esperanza de vida y la mayor calidad de vida durante más años provoca que cada vez haya más mayores y más sanos durante más tiempo. Se ha pasado de un 16% a un 30% de mayores en menos de 50 años. Esto supone retos de carácter económico, sanitario —véase lo que ha pasado con la crisis sanitaria del COVID-19—, social, y eclesial.

La respuesta de la iglesia

El mismo San Juan Pablo II, al dirigirse a unos ocho mil mayores recibidos en audiencia el 23 de marzo de 1984, ya decía: «No os dejéis sorprender por la tentación de la soledad interior … Tenéis todavía una misión por cumplir, una contribución para dar».

Francisco, mediante el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, contra la «cultura del descarte», se propone: «Considerar a la gran población de personas mayores como parte activa del pueblo de Dios y no sólo como objeto de atención caritativa».

Desde la humildad…

A la luz de todo esto, desde el Movimiento de Jubilados y Mayores «Vida Ascendente» acudimos a nuestros Obispos diocesanos para ANIMARLES A CREAR UN DEPARTAMENTO DE PASTORAL DEL MAYOR en cada diócesis de España y para que busquen la complicidad de su presbiterio para sacar adelante esta misión.

Es urgente aunar esfuerzos para crear este servicio diocesano a los mayores compete exclusivamente a los obispos, a cuya disposición nos ponemos como fieles miembros de la Iglesia y como Movimiento «Vida Ascendente».

Contenido de una delegación de pastoral del mayor

    • MAYORES EN RESIDENCIAS
      Sería tarea de la Delegación:
      • Establecer, en coordinación con las parroquias, una red de voluntariado que colabore en la animación pastoral y espiritual de los residentes.
      • Dar la formación necesaria a los voluntarios que colaboren en la Pastoral de Residencias.
    • MAYORES EN RIESGO DE SOLEDAD
      Sería tarea de la Delegación:
      • Establecer protocolos de detección de ancianos solos – recordemos que la soledad no sólo es física
      • Crear un voluntariado de acompañamiento a mayores solos
    • MAYORES INCORPORADOS A LA VIDA COMUNITARIA ECLESIAL
      Sería tarea de la Delegación:
      • Celebrar en todas las diócesis el Día del Mayor
      • Creación de grupos de «Vida Ascendente» que promuevan la formación permanente
    • EVANGELIZACIÓN EN EL MUNDO DE LOS MAYORES
      Sería tarea de la Delegación:

      • Orientar —una vez vivida esa experiencia— a grupos de «Vida Ascendente»
      • Organizar romerías, peregrinaciones, retiros, Ejercicios Espirituales, propiciando el intercambio inter generacional

Resumen por Jaime Tamarit. Vida Ascendente España


HISTORIA DE LA VIE MONTANTE (LA VIDA ASCENDENTE) EN CANADÁ

La historia de La Vie Montante (LVM) en Canadá de habla francesa comenzó en 1971, 10 años después del nacimiento de Vie Montante (Vida Ascendente) en Francia. No fue hasta 1990 que el movimiento se conoció en el Canadá de habla inglesa.

El 5 de noviembre de 1971, alentado por el obispo Gérard-Marie Coderre, obispo de St-Jean- sur-Richelieu (ahora St-Jean-Longueuil), Honoré Beauchamp, asistido por George s Henri Ste- Marie, a cargo de la promoción y Aimé Boucher, tesorero, dirigió la reunión fundacional del movimiento. La primera reunión parroquial de LVM tuvo lugar el día 8 de diciembre en St- Antoine de Longueuil.

En abril de 1972, el Sr. Ste-Marie participó en el Congreso Internacional en Poissy (Francia) durante el cual buscó la ayuda de Vie Montante Francia. A partir de noviembre de 1972 LVM se desarrolló en otras diócesis. Hay reuniones en East Angus, en la diócesis de Sherbrooke, en Chandler (Gaspé). En St- Hyacinth, el movimiento se organiza a nivel de la diócesis gracias a su Consejero Espiritual, el Obispo Euchère Martel P.D.

El Padre Francois Sailler, omi, “misionero delegado” de Vie Montante Francia llega a Canadá en apoyo a George-Henri Ste-Marie para trabajar en la expansión del movimiento.

La Vie Montante Nationale hoy en Canadá de habla francesa

La Vie Montante está presente en 23 diócesis, el número de grupos ha disminuido significativamente en los últimos dos años debido a la falta de sucesión, y aún más durante la pandemia. Algunos de nuestros miembros son muy viejos, están en hogares de ancianos. Salen menos y la contención no hace las cosas más fáciles. En algunos pueblos o ciudades, no hay lugar para celebrar nuestras reuniones y respetar las instrucciones.

Los sacerdotes son menos numerosos, hay grupos que no se renuevan se y esperan a ver qué sucederá con el COVID-19. Cuando repasé la historia del movimiento y vi la velocidad con la cual que había crecido en ese momento, debo decir que ¡envidio a los fundadores y colaboradores de 1971-1972!

¡Felicitaciones! ¡Toda nuestra gratitud a Vie Montante Francia por su ayuda!

Marielle Lord
Presidente LVM Canadá