Boletín Mensual Nº 17 de Vida Ascendente Internacional

Un hermoso aniversario para Life Ascending Gran Bretaña

Life Ascending (originalmente The Ascent) nació en Inglaterra hace 40 años. En esta ocasión, el movimiento publicó un “Especial 40 Años”, una rica retrospectiva de su historia.

Al recoger muchas fotos y artículos que han sido atesorados, Paula Conrad, editora del boletín, rindió un emotivo homenaje a todas las personas que han marcado el movimiento, que han dado su tiempo y puesto todas sus habilidades a su servicio y cuyas sonrisas se pueden descubrir a través de las páginas.

Puede ver este valioso testimonio (sólo en inglés) haciendo clic en el archivo adjunto “Life Ascending Journal Spring 2020”.

La presidenta de VAI, Monique Bodhuin, felicitó a Ross Roberts, Presidente de Life Ascending:

“Leí el Boletín publicado con motivo del 40 aniversario de vuestro movimiento. Es un hermoso documento con recuerdos muy interesantes y testimonios muy conmovedores. Espero que este documento que traza la historia de Life Ascending en Inglaterra ayude a su movimiento a mantener un verdadero dinamismo y le permita mirar al futuro con confianza”.

El 17 de mayo, la Presidenta debería haber participado en las celebraciones que marcaron el 40 aniversario en Londres. La pandemia decidió lo contrario.

Un hermoso aniversario para el MCR Romand de Suiza

Tuvimos la alegría a principios de año de recibir una invitación del MCR Romand para celebrar con ellos el 17 de junio de 2020, el jubileo del 55 aniversario de la creación de su movimiento.

Debido a la crisis sanitaria en Europa, este evento tuvo que ser cancelado por el momento y pospuesto a una fecha ulterior.

Sin embargo, expresamos nuestras más sinceras felicitaciones a todos los miembros y amigos del movimiento suizo.


La Santa Sede insta a que se aborde la soledad de los ancianos

En un texto publicado el 6 de abril de 2020, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida llama, ahora más que nunca, a cuidar de los ancianos, especialmente aquellos abandonados a una soledad “en la que el coronavirus puede matar aún más”.

El Dicasterio para los Laicos, La Familia y la Vida llama más que nada a proteger y cuidar a los ancianos en este tiempo de pandemia, una verdadera “tormenta inesperada y furiosa, durante la cual nos dimos cuenta de que todos estamos en el mismo barco», en palabras del Papa durante la bendición Urbi y Orbi del viernes 27 de marzo.

“Hace unas semanas, el Papa Francisco declaró que “la soledad puede ser una enfermedad, pero una enfermedad que podemos curar con caridad, cercanía y consuelo espiritual”,»recuerda el dicasterio en una carta, subrayando que una generación entera estaba pagando el precio de la pandemia, ya que en Italia, más del 80% de las personas que murieron tienen más de 70 años.

La enfermedad de la soledad

Estas palabras nos ayudan a entender que mientras que el coronavirus es más mortal cuando se encuentra con un cuerpo debilitado, en muchos casos, la patología anterior es la soledad. Por eso, insta la Santa Sede, es importante que hagamos todo lo posible para remediar este estado de abandono. “Bajo las circunstancias actuales, esto podría significar salvar vidas”.

Y el Dicasterio de saludar las numerosas iniciativas eclesiales que se han extendido en los últimos días a favor de los ancianos, a través de llamadas telefónicas, mensajes de vídeo o de voz o, más tradicionalmente, cartas dirigidas a los que están solos. Las parroquias a menudo también se comprometen a entregar alimentos y medicinas a aquellos que no pueden salir de sus hogares. Y en todas partes, los sacerdotes siguen visitando a las familias para administrar los sacramentos.

Los ancianos, presente y futuro de la Iglesia

Estas redes solidarias tejidas son indispensables, pero la gravedad del momento nos invita a hacer más, insiste el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.

“Como individuos y como iglesias locales, podemos hacer mucho por los ancianos: orar por ellos, curar la enfermedad de la soledad, activar redes de solidaridad y mucho más”.

“Tenemos una responsabilidad común, que se deriva de la conciencia del valor inestimable de toda vida humana y de la gratitud a nuestros padres y abuelos. No dejemos a los ancianos solos, porque en soledad, el coronavirus mata aún más”.

En particular, la Santa Sede desea dedicar toda su atención a los ancianos que viven en hogares de acogida: “A pesar de la complejidad de la situación en la que vivimos, es importante recordar que salvar la vida de las personas mayores que viven en instituciones o que están solos o enfermos es tan prioritario como salvar a cualquier otra persona”.

En los países donde la pandemia sigue siendo limitada, todavía es posible tomar medidas preventivas para protegerlos, manda el Dicasterio, porque el futuro de nuestras sociedades y comunidades eclesiales depende de ello, como dijo recientemente el Papa Francisco, “los ancianos son el presente y el futuro de la Iglesia”


Al margen del Congreso “Riqueza de los Años” en Roma

Extractos de la entrevista del Padre Roman Chromy, asesor espiritual de la coordinación de VAI en Europa, por una Agencia de Noticias Polaca (KAI)

KAI: ¿Podemos hablar de un desafío común para la Iglesia relacionado con la pastoral de los ancianos?

Padre R.C.: está claro que la sociedad está envejeciendo y que es necesario coordinar la pastoral de los ancianos. Esto es lo que el mismo Papa pide y las expresiones que utiliza son queridas para mí. Pide, entre otras cosas, practicar el “ministerio del oído” o escuchar lo que el pueblo de Dios tiene que decir hoy sobre un tema dado.

En el contexto de la pastoral de los ancianos, quisiera subrayar también la necesidad de una “pastoral de los ojos abiertos y de los corazones sensibles”. Las personas mayores son el grupo social que a menudo busca apoyo, pero también tiene una vida y una experiencia laboral extraordinarias.

KAI: ¿Hasta qué punto la reflexión sobre la pastoral de los ancianos se refiere a la creación de una nueva realidad, ya que las personas mayores ya están en las estructuras y comunidades existentes?

Padre R. C.: Creo que el propósito de tales reuniones no es crear nuevas estructuras. El Papa Francisco no lo espera, pero sobre todo nos llama a una conversión pastoral, a una nueva apertura al hombre, especialmente a aquellos que reclaman ayuda y piden apoyo. La conversión pastoral no es más que una visión nueva, completa y más sensible de uno u otro grupo de fieles en la Iglesia. Así es como lo veo en el contexto de los ancianos.

No se puede decir que los mayores no tengan oportunidades en la Iglesia o que la Iglesia no les ofrezca nada. Sabemos que los ancianos son un tesoro para cada parroquia. Pero el concepto de parroquia desde una perspectiva global es ambiguo. Las parroquias que conocemos en Polonia no se asemejan, por ejemplo, a las de Argentina, Brasil o Siberia, donde cubren zonas extremadamente grandes. Las sociedades de todo el mundo también se enfrentan a problemas demográficos, sociales y económicos. Por ejemplo, en los países africanos o en América del Sur, los jóvenes se mudan cada vez más a las ciudades, dejando a sus familias multigeneracionales, y las personas mayores tienden a quedarse solas. Es en el contexto de estos desafíos que debemos reflexionar sobre las tareas que la Iglesia debe afrontar.

KAI: Incluso ante la audiencia en la que el Papa Francisco enviará un mensaje a los participantes del Congreso, ¿puede decirnos si se va de aquí con alguna inspiración particular?

Padre R. C.: La llamada del Papa a una nueva evangelización. Durante las conferencias, se habló mucho de sensibilidad, que es una especie de deber para nosotros los creyentes, llamados a ir a cada hombre que encontramos, mostrándole con un testimonio de vida, la imagen auténtica de Dios: un Padre amoroso y misericordioso. Esto es muy importante en el contexto de los ancianos que soportan la carga de toda una vida, a veces enfermedad, y que necesitan apoyo espiritual humano, así como una vida sacramental renovada.

KAI: El Papa Francisco también habla a menudo a los jóvenes sobre la sensibilidad hacia los ancianos. Durante varios años, les ha estado pidiendo que hablen con sus abuelos.

Padre R. C.: No cabe duda de que la pastoral de los ancianos no puede existir sola. Está ligada a otras esferas de la vida y de la actividad de la Iglesia, por ejemplo a la pastoral de las familias. La necesidad de una visión horizontal de los diferentes campos pastorales y de las palabras del Papa Francisco nos animan a reflexionar, entre otras cosas, sobre la calidad del diálogo intergeneracional. Yo utilizaría aquí la imagen bien conocida de la rama del Evangelio, que sólo puede dar fruto si está ligada a su raíz. Esta imagen es muy fuerte.

El Santo Padre vuelve al tema del diálogo intergeneracional también porque la cultura en la que vivimos rompe con la tradición y la historia, con una referencia a la sabiduría humana de las experiencias de vida adquiridas. Y, sin embargo, uno de los pilares de la vida de la Iglesia, además de las Sagradas Escrituras y el Magisterio, es la Tradición, el depósito de la fe.

KAI: ¿Cómo respondemos a la llamada del Papa?

Padre R. C.: Las oportunidades pastorales son sin duda la piedad y el compromiso de muchos de nuestros ancianos. Estoy convencido de que en muchas parroquias constituyen su “base espiritual”: cuando los jóvenes van a la escuela por la mañana y los adultos al trabajo, los ancianos, los jubilados dicen el rosario matutino en la iglesia y asisten a la misa. Estas son bellas imágenes de la vida de la Iglesia que deben mostrarse a nuestros fieles de diferentes edades. No debemos olvidar que cada uno de nosotros cumple su papel apostólico.

Por último, me refiero a las actividades de la asociación para los ancianos, Vida Ascendente internacional. Estas personas necesitan apoyo, pero se apoyan mutuamente y son un verdadero tesoro para las generaciones más jóvenes. Debemos recordar a los fieles estas relaciones intergeneracionales. Sobre todo porque en nuestras parroquias también, las personas mayores se sienten cada vez más solas o incluso rechazadas. Es necesaria la necesidad de revisar nuestra pastoral para los ancianos. Este tratamiento nos permitirá diagnosticar tanto el estado de la pastoral que les concierne como lo que habrá que hacer para mejorarla para atender la petición del Papa Francisco de atención a los ancianos y valorar mejor la”riqueza de muchos años de vida”.


VIDA ASCENDENTE Y EL APOSTOLADO DEL MAYOR EN ESPAÑA

El papa Francisco nos dio un mensaje claro en el congreso “La Riqueza de los años”, celebrado a finales de enero en Roma:” Ayudad a vuestros obispos y a vuestras diócesis a promover el servicio pastoral a los ancianos y con los ancianos”.

Vida Ascendente España, en la última reunión de su Comisión Permanente, celebrada por videoconferencia, siguiendo las sugerencias de su consejero nacional, padre Ignacio Figueroa, comenzó a esbozar las líneas de lo que será un apoyo del Movimiento a la Iglesia en la creación de la pastoral del mayor en las diócesis españolas.

En un primer análisis de la evolución demográfica se vio, que con mayores cada vez más longevos y sanos, pero a menudo en soledad, el porcentaje de población mayor ha pasado del 15% al 30% en menos de 50 años.

En la pastoral del mayor se consideraron cuatro situaciones del mayor:

    • El mayor en las residencias; Requiere coordinación con los capellanes de las residencias, formación de un voluntariado y creación de grupos dentro de la residencia.
    • El mayor solitario en su propia casa, o en peligro de quedarse solo; Es necesario establecer un protocolo para su identificación y la creación de un voluntariado formado en proporcionar acompañamiento e incorporarlos a la vida religiosa comunitaria.
    • El mayor incorporado a Vida Ascendente, incorporado a la vida eclesial y cooperando en Catequesis, Cáritas, etc. Hay que visualizar el papel activo de la persona mayor en el ejercicio del apostolado y apoyo en las tareas litúrgicas y sacramentales.
    • El mayor que no conoce a Cristo, no vinculado a la Iglesia. Este es un momento muy propicio para el anuncio del evangelio. La problemática del aislamiento y la soledad puede iluminarse con la luz de Cristo.

Jaime Tamarit


Noticias


De VA Senegal

Hola, es con gran interés y placer que le leemos en África, Senegal. Preocupados por la responsabilidad de liderazgo que usted tiene, le pedimos AL ESPÍRITU SANTO que continúe iluminando y apoyándole en esta noble y difícil tarea.

Estamos atentos al progreso de la situación de la pandemia en Europa y oramos por todos los ancianos de Europa y especialmente por América.

Buena recepción y amable,

Prosper Diatta
Coordinador nacional de Senegal que les abraza a todos.
¡Que dios les bendiga!

De VA Uganda

Queridos Amigos de Vida Ascendente Internacional,

Expreso mi agradecimiento y consideración por el envió de su Newsletter; a pesar de la difícil situación en la que vivimos, ustedes están manteniendo su compromiso.

También me complace que nuestros miembros de todo el mundo se estén manteniendo en contacto y gestionando la amenaza para la salud. También en Uganda nos las arreglamos, pero con desplazamientos limitados.

Creo firmemente que superaremos juntos la crisis a pesar de las dificultades. Que sigamos adelante con un corazón reconfortado ahora y siempre. Gracias sinceras,

Charles Atim
Vicepresidente de Life Ascending Uganda

De VA Australia

Muchas gracias por esta Newsletter.
Se la pasaré a todos nuestros miembros que se divierten mucho leyéndolo. ¡Que dios les bendiga!

Roy Cooke
Encargado de Misión para Australia

Del Dicasterio por los Laicos, la Familia y la Vida

El 12 de junio de 2020,Gabriella Gambino, Subsecretaria, y Vittorio Scelzo, Director de la Oficina para los Ancianos y los Jóvenes del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, participaron, por videoconferencia, en la primera reunión de un grupo de trabajo ad hoc creado con la COMECE (Comisión de Episcopados de la Comunidad Europea), para preparar un documento sobre la atención de los ancianos, en el contexto de los desafíos demográficos de la Unión Europea, colocando el papel de la familia en el centro.