Newsletter especial 25 de julio

Hola a todos ustedes, amigos que se han suscrito a nuestra Newsletter y amigos a quienes se distribuye.

Una Newsletter antes de tiempo… ¡Las noticias obligan!

De hecho, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, encargado de la aplicación del Primer Día Mundial de los Abuelos y Ancianos, organizó el pasado 22 de junio en Roma, bajo la presidencia del Cardenal Farrell, Prefecto del Dicasterio, una rueda de prensa destinada a lanzar oficialmente este día anunciada por el Papa Francisco el pasado mes de enero.

Queríamos compartir con ustedes este momento, durante el cual su Presidenta tuvo el honor de hablar.

Además del mensaje del Papa Francisco, que nutre este día y que destaca la cercanía del Señor a cada anciano, esta Newsletter especial presenta el contenido de esta conferencia de prensa; incluye:

    • los discursos pronunciados en el día del 25 de julio por su Eminencia el Cardenal Farrell, Prefecto del Dicasterio, y por el Dr. Vittorio Scelzo, Director de la Oficina para Jóvenes y Ancianos, quien explicó el significado y la importancia de este día.
    • las tres intervenciones que siguieron: la de la joven Elena, la de María-Sofía, ambas comprometidas con el servicio de los mayores, la de la presidenta de VAI.

También les presentamos la oración escrita para este evento y que será dicha por el Papa Francisco el 25 de julio.

Que estos documentos les ayuden a darles al día 25 de julio un alivio especial.

La próxima Newsletter se publicará en agosto; leerán artículos que nos han sido enviados recientemente y que dan noticias de diferentes países. Por último, les recuerdo que, en este mes de julio, el Padre Mashtaki nos invita, en el contexto del año de San José, a reflexionar sobre el compromiso de las personas mayores en la sociedad.

Buena lectura, buena reflexión; que el Espíritu Santo alimente su creatividad y entusiasmo.

La Presidenta Monique Bodhuin


MENSAJE EN VIDEO DEL SANTO PADRE
Día Mundial de los Abuelos y Ancianos: “Estoy contigo todos los días”

Queridos abuelos, queridas abuelas!

” Estoy contigo todos los días” (cf. Mt 28,20)! Esta es la promesa que el Señor hizo a Sus discípulos antes de ascender al cielo, y es la misma promesa que Él también te está repitiendo hoy, querido abuelo y querida abuela. A ti. “Estoy contigo todos los días” son también las palabras que como Obispo de Roma, y como persona mayor como ti, me gustaría dirigirme a ti con motivo de esta primera Jornada Mundial de los Abuelos y Ancianos. Toda la Iglesia está cerca de ti – digamos que es mejor, está cerca de nosotros – se preocupa por ti, te ama y no quiere dejarte en paz!

Soy muy consciente de que este mensaje te llega en un momento difícil: la pandemia ha sido una tormenta inesperada y furiosa, un duro calvario que ha azotado la vida de todos, pero que nos ha dado un trato especial, incluso más duro, a nosotros, los mayores. Muchos de nosotros hemos caído enfermos; muchos han perdido la vida o han visto morir a sus cónyuges o seres queridos; otros se vieron obligados a la soledad durante mucho tiempo, aislados.

El Señor conoce cada uno de nuestros sufrimientos presentes. Él está al lado de aquellos que tienen la dolorosa experiencia de ser marginados; nuestra soledad –agravada por la pandemia– no le es indiferente. Una tradición cuenta que San Joaquín, el abuelo de Jesús, también fue excluido de su comunidad porque no tenía hijos; su vida –como la de su esposa Ana– se consideraba inútil. Pero el Señor le envió un ángel para consolarlo. Mientras estaba triste a las puertas de la ciudad, un enviado del Señor se le apareció para decirle: “¡Joaquín, Joaquín! El Señor ha respondido a tu insistente oración”. Giotto, en uno de sus famosos frescos, parece situar el episodio durante la noche, una de esas tantas noches sin dormir, llenas de recuerdos, preocupaciones y deseos, a las que muchos de nosotros estamos acostumbrados. 1 , 2

Pero también cuando todo parece oscuro, como durante estos meses de pandemia, el Señor sigue mandando ángeles para consolar nuestra soledad y repetirnos: “Estoy contigo todos los días”. ¡Te lo dice, me dice a mí, nos lo dice a todos! Este es el significado de este Día que quería que celebráramos por primera vez este año, después de un largo período de aislamiento y una recuperación aún lenta de la vida social: ¡que cada abuelo, cada abuela, cada persona mayor – especialmente las más aisladas entre nosotros – reciba la visita de un ángel!

A veces tendrán los rasgos de nuestros nietos, otras veces los de nuestros familiares, amigos de siempre o que hemos conocido en estos momentos difíciles. Durante este tiempo, aprendimos la importancia de los abrazos y de las visitas para todos nosotros, y lo triste que estoy por el hecho de que en algunos lugares, estos gestos aún no son posibles!

Pero el Señor también nos envía Sus mensajeros a través de la Palabra de Dios, que Él nunca echa de menos en nuestras vidas. ¡Leamos una página del Evangelio todos los días, oremos a los Salmos, leamos a los Profetas! Nos sorprenderá la fidelidad del Señor. Las Escrituras también nos ayudarán a entender lo que el Señor espera de nuestra vida hoy. De hecho, envía a los trabajadores a su viña a todas horas del día (cf. Mt 20,1-16), en cada estación de la vida. Puedo testificar yo mismo que recibí la llamada para convertirme en Obispo de Roma en el momento en que había alcanzado, por así decirlo, la edad de jubilación y no pensé que podría hacer mucho nuevo. El Señor siempre está cerca de nosotros, siempre, con nuevas invitaciones, con nuevas palabras, con Su consuelo. Él siempre está cerca de nosotros. Sabes que el Señor es eterno y nunca se retira, nunca.

1 El episodio de este relato en proto evangelio de Santiago.
2 Esta es la imagen que se eligió como logo del Día Mundial de los Abuelos y Ancianos.

En el Evangelio de Mateo, Jesús dijo a los apóstoles: “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. ” (28, 19-20). Estas palabras también se dirigen a nosotros hoy y nos ayudan a comprender mejor que nuestra vocación es preservar las raíces, transmitir la fe a los jóvenes y cuidar de los más pequeños. Escuchen atentamente: ¿cuál es nuestra vocación hoy, a nuestra edad? Preservar las raíces, transmitir la fe a los jóvenes y cuidar de los más pequeños. No lo olvides.

No importa la edad que tengas, si todavía estás trabajando o no, si has estado solo o todavía tienes una familia, si te has convertido en abuela o abuelo muy temprano o después, si todavía eres independiente, o si necesitas ayuda, porque no hay edad de jubilación para la misión de proclamar el evangelio , para transmitir las tradiciones a los nietos. Hay que seguir el camino y, sobre todo, salir de ti mismo para emprender algo nuevo.

Por lo tanto, hay una vocación renovada para ti también en un momento crucial de la historia. Te preguntarás: ¿cómo es esto posible? Mi energía se está agotando gradualmente y no creo que pueda hacer mucho. ¿Cómo puedo empezar a comportarme de manera diferente cuando el hábito se ha convertido en la regla de mi existencia? ¿Cómo puedo dedicarme a los que son más pobres cuando ya tengo tantas preocupaciones sobre mi familia? ¿Cómo puedo ampliar mis horizontes cuando ni siquiera puedo salir de mi casa? ¿No es mi soledad una carga demasiado pesada? ¿Cuántos de ustedes se hacen esta pregunta: ¿no es mi soledad una carga demasiado pesada? Nicodemo le hizo a Jesús mismo una pregunta similar cuando le preguntó: “¿Cómo puede nacer un hombre cuando es viejo?” (Jn 3,4). Esto es posible, responde el Señor, abriendo su corazón a la acción del Espíritu Santo que sopla donde quiera. El Espíritu Santo, en virtud de la libertad que tiene, va a todas partes y hace lo que quiere.

Como he dicho muchas veces, ya no saldremos igual de esta crisis que atraviesa el mundo entero: saldremos mejor o peor parado. Y “Ojalá no se trate de otro episodio severo de la historia del que no hayamos sido capaces de aprender. – tenemos una cabeza dura! –. ¡Ojalá que no nos olvidemos de los ancianos que han muerto por falta de respiradores! […] Ojalá que tanto dolor no sea inútil, que demos un salto hacia una forma nueva de vida y descubramos definitivamente que nos necesitamos y nos debemos los unos a los otros, para que la humanidad renazca ” (Enc. Fratelli tutti, n. 35). Nadie huye solo. Todos somos deudores, unos de otros. Todos hermanos.

En esta perspectiva, quiero decirte que te necesitamos para construir, en fraternidad y amistad social, el mundo del mañana: aquel en el que viviremos –nosotros con nuestros hijos y nietos– cuando la tormenta haya amainado. Todos debemos ser ” parte activa en la rehabilitación y el auxilio de las sociedades heridas “(ibíd.,n. 77). Entre los diferentes pilares que tendrá que sustentar esta nueva construcción, hay tres que puedes, mejor que nadie, ayudar a colocar. Tres pilares: sueños, memoria y oración. La cercanía del Señor dará la fuerza para emprender un nuevo camino, incluso a los más frágiles entre nosotros, a través de los caminos del sueño, de la memoria y de la oración.

El profeta Joel hizo una vez esta promesa: ” vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones ” (3,1). El futuro del mundo está en esta alianza entre jóvenes y mayores. ¿Quién mejor que los jóvenes, puede tomar los sueños de los ancianos y llevarlos a cabo? Pero para que eso suceda, debemos seguir soñando: en nuestros sueños de justicia, paz y solidaridad

reside la posibilidad de que nuestros jóvenes tengan nuevas visiones y que juntos seamos capaces de construir el futuro. Es importante que ti también testificas que es posible salir renovado de una experiencia de desgracia. Y estoy seguro de que no es el único calvario, porque en tu vida has tenido muchos otros y has logrado superarlo. También aprenda de esta experiencia para salir de ella ahora.

Por esta razón, los sueños están íntimamente ligados a la memoria. Me refiero a lo precioso que es el doloroso recuerdo de la guerra y a lo que las nuevas generaciones pueden aprender sobre el valor de la paz. Y depende de ti transmitir esto, tú que has vivido el dolor de la guerra. Recordar es una verdadera misión para toda persona mayor: la memoria, y transmitir esta memoria a los demás. Edith Bruck, quien sobrevivió a la tragedia del Holocausto, dice que “el hecho de iluminar incluso una conciencia vale la pena, el esfuerzo y el dolor de mantener viva la memoria de lo que sucedió, y continúa. Para mí, recordar es sinónimo de vivir”. Pienso también en mis abuelos y en aquellos de ustedes que tuvieron que emigrar y saben lo difícil que es salir de su casa, como muchas personas siguen haciéndolo hoy en busca de un futuro. Algunos de ellos, tal vez los tengamos a nuestro lado y nos cuiden. Esta memoria puede ayudar a construir un mundo más humano y acogedor. Pero, sin memoria, no se puede construir; sin los cimientos, nunca construirás una casa. ¡nunca! Y los fundamentos de la vida son la memoria. 3

Por último, la oración. Como dijo una vez mi predecesor, el Papa Benedicto, el santo anciano que sigue orando y trabajando por la Iglesia: “La oración de los ancianos puede proteger al mundo, probablemente ayudándolo aún más incisivamente que el activismo de tantos”.4 [4]Lo dijo casi al final de su pontificado en 2012. ¡Qué bonito es! Su oración es un recurso muy preciado: es un pulmón del que ni la Iglesia ni el mundo pueden privarse (cf. Exhort. ap. Evangelii Gaudium, n. 262). Especialmente en este momento difícil para la humanidad, cuando estamos cruzando, todos en el mismo barco, el mar tormentoso de la pandemia, su intercesión por el mundo y por la Iglesia no es en vano, pero indica a todos la confianza serena de un puerto seguro.

Querida abuela, querido abuelo, en el momento de concluir mi mensaje, también me gustaría contarte el ejemplo del beato –y pronto santo– Charles de Foucauld. Vivió como ermitaño en Argelia y en este contexto periférico, testificó sobre “su aspiración de sentir a cualquier ser humano como un hermano” (Enc. Fratelli tutti, n. 287). Su historia muestra cómo es posible, incluso en la soledad del desierto, interceder por los pobres de todo el mundo y convertirse verdaderamente en un hermano o hermana universal.

Le pido al Señor que, siguiendo Su ejemplo, cada uno de nosotros pueda expandir nuestros corazones, hacerlos sensibles a los sufrimientos de los más pequeños y ser capaces de interceder por ellos. Que cada uno de nosotros aprenda a repetir a todos nosotros, y a los más jóvenes en particular, estas palabras de consuelo que hoy nos han dirigido: “¡Estoy contigo todos los días”! ¡Sigamos adelante y tengamos valor! Que el Señor os bendiga.

Roma, San Juan de Latrán, 31 de mayo de 2021, Fiesta de la Visitación de la Virgen María.

Para ver el video, haga click aquí

1  El episodio de este relato en proto evangelio de Santiago.
2  Esta es la imagen que se eligió como logo del Día Mundial de los Abuelos y Ancianos.
3  La Memoria es la vida, la escritura respira. L’Osservatore Romano, 26 enero 2021.
4  Visita a la residencia de ancianos “Viva gli anziani”, 2 de noviembre de 2012.


INTERVENCIÓN DE SU EMINENCIA EL CARDENAL FARRELL

El Día Mundial de los Abuelos y Ancianos es una celebración. De eso sentimos la necesidad; después de un año tan difícil, hay una necesidad real de fiesta, abuelos y nietos, jóvenes y mayores. “Era necesario celebrar”, dice el Padre en la parábola. Se abre una nueva página, después de meses dramáticos de dificultades. Pero la Iglesia nos invita a dar un paso más y nos habla de ternura. Ternura hacia las personas mayores porque, como nos recuerda el Santo Padre en el mensaje que hoy les presentamos, el Coronavirus “les ha reservado un tratamiento más severo”. Por eso el Papa espera la visita de un ángel que baje a consolarlos en su soledad, e imagina que este ángel puede tener la apariencia de un joven que visita a un anciano.

Por otro lado, la Jornada también nos habla de la ternura de los abuelos hacia sus nietos, la guía segura que los mayores pueden ser para tantos niños perdidos, sobre todo en una época como la que vivimos, donde las relaciones humanas se han vuelto escasas.

La ternura no es solo un sentimiento privado, que calma las heridas, sino una forma de estar en relación con los demás, que también debe respirarse en el espacio público. Nos hemos acostumbrado a vivir solos, de no besarnos, a considerar al otro como un peligro para nuestra salud. Nuestras sociedades, nos dice el Papa en Fratelli tutti, están ahora fragmentadas.

La ternura puede convertirse en una forma de ser, que nace del corazón, de una mirada de compasión, y se traduce en pensamientos y acciones imbuidos de auténtica caridad. El cristianismo se compone de vínculos emocionales, abrazos, encuentros, y la soledad no es normal para un creyente, si su existencia se centra en su relación con Dios. “Estoy con ustedes todos los días” – el tema del Día que vamos a celebrar – es la promesa que cada uno de nosotros ha recibido del Señor y que cada uno de nosotros está llamado a repetir a sus hermanos y hermanas.

Por lo tanto, la ternura tiene un valor social, que la celebración del Día pretende afirmar. Es un bálsamo que todos necesitamos y nuestros abuelos pueden ser los proveedores de él. En la frágil y endurecida sociedad que ha surgido de la pandemia, no solo hay una necesidad de vacunas y recuperación económica (aunque fundamental), sino también una necesidad de volver a aprender el arte de las relaciones. En esto, los abuelos y los ancianos pueden ser nuestros maestros. Por eso también son tan importantes.

El mensaje que hoy presentamos es a la vez cariñoso y exigente con los abuelos y los mayores. El Santo Padre se dirige a ellos con palabras cariñosas, pero también anuncia una llamada a “una vocación renovada en un momento crucial de la historia”. Tres elementos caracterizan esta llamada: “sueños, memoria y oración. La cercanía del Señor – dice el Papa – dará la fuerza para emprender un nuevo camino, incluso a los más frágiles entre nosotros, en los caminos del sueño, la memoria y la oración”. Sin embargo, lo que parece más relevante no es tanto la forma en que se declina esta vocación, sino el hecho de que sean considerados como destinatarios de una convocatoria concreta.

En la Iglesia, con el Papa Francisco, los abuelos y los ancianos tienen un lugar de honor y el Día que celebramos pretende reafirmarlo. En cuanto a la atención pastoral, se invita a cada una de nuestras comunidades a no considerar a los ancianos como clientes de nuestros servicios sociales, sino a considerarlos como protagonistas de nuestros programas y a valorar su espiritualidad. Poner a los abuelos y a las personas mayores en el centro, acogiendo el valor de su presencia es la única alternativa real a la cultura de los desechos. Lo opuesto a esto último no son sólo las obras de caridad (por muy necesarias que sean), sino la atención pastoral, en la conciencia del valor que representan para las familias, la Iglesia y la sociedad.

Ahora me gustaría centrarme en un tema querido por el Santo Padre: la sabiduría de los ancianos. La insistencia en la sabiduría no se deriva de la idea de que las personas mayores están dotadas de mayor sabiduría que otras, sino más bien de la sabiduría experimental, la sabiduría de muchos años de vida.

Las personas mayores son, en esta perspectiva, un gran recurso para salir de la crisis, para bien y no para mal. Sobre todo, nos ayudan a entender que la crisis que estamos viviendo no es la primera, ni la última, y que la historia de la humanidad forma parte de una historia que la trasciende. En su mensaje, el Papa le dice a cada anciano que “es necesario que ustedes también testifiquen que es posible salir renovado de una experiencia de desgracia” y cita, como ejemplo, la experiencia de la guerra, que tantas personas han vivido.

No despreciar a la generación mayor significa no ser aplastado por el presente. Los obstáculos a los que nos enfrentamos hoy en día, que parecen insuperables, toman las proporciones adecuadas si los vemos desde una perspectiva a largo plazo. Es en este sentido que la experiencia de las personas mayores puede ayudar a los jóvenes: ayudarles a leer sus propias vidas de una manera más desprendida y realista, con la precaución necesaria para tomar buenas decisiones. ¿Cuántas veces un abuelo ha ayudado a un nieto a entender que una decepción aparentemente grande era un nuevo camino que el Señor estaba trazando para él?

Del mismo modo, ¿no debería la conciencia de que la Iglesia nació de la experiencia de generaciones de cristianos, que nos precedieron y se nutrieron de su fe, llevarnos a entender que las crisis que estamos experimentando son sólo etapas en el viaje de un pueblo en la historia? El Papa Francisco dedicó algunos pasajes importantes de Fratelli tutti precisamente a la necesidad de no perder la conciencia histórica, valorando a los abuelos, que son la voz y la presencia de esta conciencia.

Espero que el Día Mundial de los Abuelos y ancianos nos ayude a aumentar nuestro afecto por nuestros abuelos y descubrirlos como maestros de la ternura, guardianes de nuestras raíces y proveedores de sabiduría. Por nuestra parte, toda la Iglesia repite a cada abuelo y a cada persona mayor: “estaremos con ustedes todos los días”, hasta el fin de los tiempos.


INTERVENCIÓN DEL DR. SCELZO

Me gustaría darles alguna información sobre el primer Día Mundial de los Abuelos y Ancianos, que se celebrará por primera vez este año el 25 de julio, y presentarles el material que nuestro Dicasterio pone a su disposición a partir de hoy. Desde el mediodía, en el sitio www.amorislaetitia.va, encontrará el mensaje del Santo Padre para el Día, en video y en una versión simple para imprimir y dar a los ancianos; también habrá una oración compuesta para la ocasión, algunas sugerencias pastorales sobre cómo celebrar el Día, una guía litúrgica y una colección de palabras del Santo Padre sobre los ancianos.

Desde el principio, imaginamos un Día lo más descentralizado posible para hacer llegar el mensaje a todos los abuelos y a todas las personas mayores, incluso a los más solos. Por lo tanto, este año, somos conscientes de que muchos aún no podrán participar en ninguna reunión pública debido a las restricciones relacionadas con la pandemia. Además, incluso en lugares como Italia, donde la situación sanitaria está mejorando y permitiría a la gente ir a la iglesia, muchas personas mayores siguen estando asustadas o no pueden hacerlo.

Por esta razón, el Día será una oportunidad para experimentar la Iglesia en el camino de salida. Imaginemos que los nietos transmiten el mensaje del Santo Padre a sus abuelos y que los jóvenes de nuestras parroquias y comunidades eclesiales van en busca de los mayores solos en su barrio para decirles “estoy con ustedes todos los días”. No es casualidad que el mensaje haya sido firmado por el Santo Padre el día de la Visitación. Este pasaje del Evangelio describe efectivamente el curso del Día: una mujer joven que visita apresuradamente a un pariente anciano para mostrarle su afecto y ayudarla en la práctica.

Incluso Joaquín, el abuelo de Jesús, que vivía en las afueras de su ciudad, fue visitado por un ángel que le dijo que su oración había sido escuchada (esta es la imagen que elegimos como logotipo). Los ángeles existen y nuestros jóvenes pueden convertirse en ángeles si ayudan a los ancianos a salir de su aislamiento. El Papa describe la soledad como una roca, pero sabemos que se pueden rodar piedras pesadas.

Es un gesto arraigado en la tradición cristiana -tanto es así que dos de las obras de misericordia son las visitas: a los enfermos y a los presos- que hoy adquiere un significado adicional. Durante más de un año, fue casi imposible reunirse. Visitar a una persona mayor sola es una forma de recuperar un mínimo de normalidad y de resistir la idea de que la soledad es inevitable. Por supuesto, pedimos a todo el mundo que respete estrictamente las normas sanitarias de cada país, pero en muchos lugares ahora es posible reunirse -con las precauciones habituales- y no podemos acostumbrarnos a la idea de que es normal mantenerse alejados unos de otros.

Al visitar a los nietos a sus abuelos y a los jóvenes solo a los ancianos, uno puede transmitir el mensaje del Papa o escuchar el video, uno puede orar con la oración preparada para el Día y uno puede dar una flor o hacer un pequeño regalo.

En Roma, el 25 de julio a las 10:00 horas, el Santo Padre celebrará una misa con los abuelos y ancianos de su diócesis. Un número limitado de personas participará, en cumplimiento de las normas sanitarias que estarán vigentes en ese momento. Del mismo modo, cada diócesis y cada parroquia podrían dedicar una de sus misas dominicales a la celebración de este Día. Sugerimos que el mayor número posible de abuelos y adultos mayores participen en persona, para que su presencia sea una clara muestra de la importancia que tienen en la comunidad. De la misma manera – los días antes y después del 25 de julio – se pueden organizar celebraciones eucarísticas

u oraciones en hospitales o residencias para ancianos. Nuestro deseo es que todos los abuelos y todas las personas mayores realmente participen en este Día.

La forma en que cada diócesis o comunidad celebra el Día probablemente – y con suerte – será muy diferente y adaptada a las necesidades pastorales de cada contexto. Cuando ya existe una tradición en este sentido, los invitamos a mantenerla. Una sugerencia que nos gustaría hacer es dedicar un memorial especial a los ancianos que han muerto a causa del Coronavirus. Todos sabemos cuántas personas nos han dejado sin que siquiera sea posible organizar funerales. Un memorial —tal vez leyendo sus nombres y encendiendo una vela— podría ser un valioso gesto de reconciliación para cada pequeña comunidad.

Un poco más de un mes nos separa del Día, que es un tiempo bastante corto para empezar a organizar la celebración. En unos días, publicaremos el vídeo de la oración recitada por el Santo Padre con personas mayores de todo el mundo (entre ellas también se encuentra el obispo más viejo del mundo, de 101 años). En los próximos días, lanzaremos una campaña social e invitaremos a todos – especialmente a los más pequeños – a contar la historia de las visitas y las iniciativas resultantes utilizando el hashtag #IamWithYouAlways.


TESTIMONIO DE ELENA LIOTTA

Elena forma parte del movimiento “Juventud por la Paz” en el marco de la Comunidad de Sant’Egidio.

Cuando acababa de entrar en la escuela secundaria, fue invitada a visitar a ancianos en un instituto en el centro de Roma; ella nos cuenta lo que la hizo descubrir este mundo que era desconocido para ella “la alegría de detenerse y escuchar… valora cada momento vivido con los que te aman”; otro descubrimiento a través de los intercambios: “lo que Roma era antes de mi nacimiento, el trabajo duro de una generación que reconstruyó Italia”.

Refiriéndose a los meses de la pandemia durante los cuales los ancianos fueron mantenidos en aislamiento forzado, concluye que “la soledad puede ser mortal”; si bien los contactos se podían mantener gracias a la tecnología, “eso no pudo reemplazar la belleza y la alegría de las visitas “. Cuando se volvieron a permitir las visitas, dice que los llevó “varios minutos reconocernos. Así que con paciencia reconstruimos la historia de nuestra amistad, las cosas que estábamos haciendo juntos, antes de que el Covid-19 cambiara nuestras vidas, como la cita semanal para la oración, los paseos en el centro de Roma”.

Al final, Elena pide esta alianza entre jóvenes y mayores “el gran recurso para soñar con un futuro diferente, un futuro mejor para todos”.


TESTIMONIO DE MARIA-SOFIA SOLI
Una persona mayor que cuida de personas mayores y satisface sus necesidades y expectativas.

Refiriéndose a la pandemia “que nos ha hecho sucumbir muchos, muchas veces en soledad, sin el consuelo de un abrazo, un último adiós o el de la bendición de un rito funerario”, Maria-Sofia invita a no “desperdiciar esta crisis”,a aprender de ella.

Lejos de pensar que “ya no somos útiles para nadie”, María-Sofía afirma que los mayores tienen que vivir, en palabras del mismo Papa Francisco, “una vocación renovada…: transmitir las raíces, la fe a los jóvenes y cuidar a los más pequeños”. Y continúa citando al Papa Francisco: “Les recomiendo que hablen con los jóvenes, no para criticarlos, sino para escucharlos y luego sembrar algo. Este diálogo es el futuro”.

María-Sofía denuncia un sistema que afirma que “lo que se nos da –recursos, atención, cuidados– se quita a los jóvenes” porque “nuestros nietos son nuestra verdadera y gran riqueza”; por lo tanto, es parte de la dinámica de compartir y diálogo que propugna el Papa Francisco. Como este último propone en su mensaje, los ancianos quieren compartir sus sueños con los jóvenes, transmitirles la memoria “fundación de una casa en construcción” y dedicar tiempo a la oración; la oración “por nosotros, los ancianos, puede ser nuestro servicio a los demás”; es extender el corazón de uno a las dimensiones del mundo y a las pruebas que pasan a través de él; es como decir: “por el pensamiento estoy contigo, te acompaño con mi memoria y mi oración”.


INTERVENCIÓN DE LA SRA. MONIQUE BODHUIN

Estoy muy agradecida a Su Eminencia el Cardenal Farrell por el honor que me ha otorgado al ofrecerme a hablar aquí en nombre de Vida Ascendente Internacional (VAI), un movimiento de acción católica de unos cuarenta mil miembros repartidos por todos los continentes y cuya misión se basa en tres pilares: amistad, espiritualidad y compromiso con la sociedad.

Es un hermoso evento que este Primer Día Mundial de abuelos y personas mayores; Agradezco al Cardenal y a sus colaboradores por implementarlo; una primicia que no podría prescindir de una secuela…

El mensaje del Santo Padre da el significado y el tono de este día; podemos extraer orientaciones de él, y su contenido es una fuente de gran y fuerte esperanza para todas las personas mayores.

La cita de Mateo que abre el mensaje del Santo Padre: “Estoy con ustedes todos los días”, resuena como una declaración de gran ternura; esta cercanía del Señor a la que nos remiten las palabras de Mateo se puede traducir, en la vida cotidiana de los ancianos, por unos sencillos gestos o momentos: es la mano de este niño que sostienen y que les da la confianza para caminar, es la alegría de las rondas y risas infantiles la que alegra su soledad y rompe el silencio de las horas que pasan. Depende de cada uno de nosotros encontrar las modalidades que expresen esta presencia afectuosa y sincera ternura que los ancianos necesitan para alimentar sus ganas de vivir.

Este deseo de vivir se ha visto socavado durante más de un año por la pandemia; mucho antes de que el virus del Covid-19 puso al mundo patas arriba, el Papa Francisco nunca perdió la oportunidad de decirle a la Iglesia y al mundo que el cuidado de los ancianos es el deber de todos los hombres y mujeres, dignos de ese nombre: para él, una civilización que descuida a sus mayores es una civilización perdida… Las personas mayores han pagado un alto precio por la pandemia: viviendo solos, han experimentado momentos de mayor soledad; medidas muy restrictivas en las instituciones de acogida, en las residencias de ancianos y de descanso han trastocado enormemente su deseo de vivir, y qué decir del sufrimiento de quienes, cuando fueron hospitalizados, se les prohibió visitarlos y murieron solos y abandonados. ¿Cómo podría nuestra conciencia cristiana no sentirse desafiada por estas situaciones?

Con este Primer Día de los Abuelos y las Ancianos, queremos decirles a los abuelos y personas mayores que tienen un lugar completo en nuestros corazones y más allá, que la comunidad eclesial los reconoce como una parte integral de ella; este evento nos invita a ser los portadores de este mensaje de proximidad, a jugar a los ángeles – la palabra griega “annguelos” de la que proviene, significa “quien anuncia” -. Seremos estos ángeles, ese día, dándonos cuenta de que estamos llamados a seguir haciéndolo a lo largo de las semanas, para dar a este día todo su significado.

A través de las palabras del Santo Padre encuentro los objetivos del congreso internacional organizado en Roma a finales de enero de 2020 bajo el título “La riqueza de los años”. Este Congreso se sustentó en algunas ideas contundentes: tener en cuenta los carismas de la vejez, dar a los ancianos un lugar pleno y completo en la comunidad eclesial, permitirles desempeñar con las generaciones más jóvenes el papel que su experiencia humana hizo de alegrías pero también de desgracias cruzadas y vencidas, así como su vida de fe.

Las palabras del Santo Padre enfatizan la importancia de la conexión intergeneracional; de igual forma, el Año de la Familia que se inauguró el 19 de marzo, nos invita a implementar esta dimensión ya que los abuelos son parte de la familia. Entre las generaciones más jóvenes, los abuelos juegan un papel crucial en la familia, sea cual sea, que forma parte del testimonio de la vida: se basa en sus raíces, en la memoria que llevan, en la experiencia de su vida, que hace que las personas entiendan lo que es esencial, en su “saber ser”, en su relación con Cristo que da sentido a su vida.

Es sobre este vínculo intergeneracional, entre abuelos y nietos pero también más ampliamente, entre jóvenes y ancianos que el MCR, Mouvement Chrétien des Retraités (Movimiento Cristiano de Pensionistas), la rama francesa de VAI, construyó su día del 25 de julio; unas palabras sobre este: un título “El tiempo de la merienda”, un lema “jóvenes y mayores, compartamos nuestros sueños… y construyamos el mundo del mañana”. Este proyecto ha dado lugar a una asociación entre VAI y el MCR y será objeto de un lanzamiento oficial el 6 de julio, en Taizé, en presencia del Hermano Alois y en el que participaré.

La realización de este evento no debe hacernos olvidar a aquellos que no pudieron participar en el día; habrá que acudir a ellos, a esas personas aisladas que necesitan especialmente presencia: leer con ellos el mensaje del Santo Padre, recitar con ellos la oración del Santo Padre que se refiere a la presencia infalible del Señor en su vida cotidiana. Esta es una manera de integrar a estas personas mayores aisladas en el ministerio comunitario y reconocer su dignidad como hijas e hijos amados de Dios. Y no debemos quedárnos ahí…

Para mí, este primer Día de abuelos y ancianos es un punto de partida; lleva consigo una dimensión de apertura al futuro: ser fieles a nuestra misión de bautizar “siempre debemos seguir el camino pero sobre todo salir de nosotros mismos, emprender algo nuevo” como escribe el Santo Padre. Esta novedad podría ser:

    • formar estructuras para vivir mejor este arte de ser abuelos o simplemente personas mayores: el reto es ser auténticos “transmisores y despertadores de la fe”
    • estructuras transversales donde viejos y jóvenes se reunirán para intercambiar en verdad sobre el “arte de ser” que los ancianos pueden testificar, pero también sobre el deseo que cada joven lleva en él, para construir esta alianza entre jóvenes y ancianos que el Papa Francisco llama.

Concluiré citando al Santo Padre porque estas pocas palabras son ricas en esperanza para el futuro y dan una dirección: «Quién, mejor que los jóvenes, puede tomar los sueños de los ancianos y convertirlos en realidad. Pero para eso debemos seguir soñando”.


ORACIÓN POR EL PRIMER DÍA MUNDIAL DE LOS ABUELOS Y ANCIANOS

Te doy gracias, Señor,
Para la comodidad de Tu presencia:
En mi soledad,
Tú eres mi esperanza y mi confianza;
¡Desde mi juventud, has sido mi roca y mi fortaleza!
Gracias por la familia que me diste
Y por la bendición de una larga vida.
Gracias por los momentos de alegría y por los momentos de dificultad.
Gracias por los sueños hechos realidad y por los que aún están por venir.
Gracias por este tiempo de fecundación renovada al que me llamas.
Aumenta, oh Señor, mi fe,
Hazme un instrumento de tu paz;
Enséñame a acoger a los que sufren más que yo,
Enséñame a no dejar nunca de soñar
Y para contar Tus maravillas a las generaciones más jóvenes.
Protege y guía al Papa Francisco y a la Iglesia,
Para que la luz del Evangelio se extienda hasta los confines de la tierra.
Envía tu Espíritu, oh Señor, para que renueve la faz del mundo,
Calma la tormenta de la pandemia,
Consuela a los pobres y pone fin a toda guerra.
Apóyeme en mi debilidad,
Y hazme vivir al máximo
Cada momento que me das
Con la certeza de que estás conmigo todos los días
Hasta el fin de los tiempos.
Amén.