Los ancianos y el futuro de Europa

LOS ANCIANOS Y EL FUTURO DE EUROPA
SOLIDARIDAD Y ATENCIÓN INTERGENERACIONALES EN TIEMPOS DE CAMBIO DEMOGRÁFICO
INTRODUCCION

“A medida que aumenta nuestra media de edad, también lo hace el número y la participación de las personas en los grupos de edad mayores. Para 2070, se estima que el 30% de las personas en Europa tendrán 65 años o más, frente al 20 % actual. Desde 2019 hasta 2070, la proporción de personas mayores de 80 años se proyecta a más del doble al 13%”. Europa se enfrenta a un cambio significativo, sistémico y de época. Este cambio se ha presentado principalmente en términos negativos, como si el aumento de la esperanza de vida fuera un problema y no una oportunidad para estar profundamente agradecido. El presente documento de reflexión desea centrarse en el papel positivo y crucial que desempeñan las personas mayores en nuestras comunidades, con el fin de contribuir a los debates actuales a nivel de la UE sobre los desafíos demográficos y el futuro de Europa.

Esta reflexión tiene dos caras: parte de la suposición de que la persona humana es relacional por definición. Los ancianos no pueden separarse de la sociedad y de las redes relacionales, en particular de la familia. Son una parte integral de la familia, una fuente de apoyo y aliento para las generaciones más jóvenes. Primero examinaremos su papel esencial y promoveremos las mejores prácticas para su plena inclusión en nuestras comunidades. Después de lo cual consideraremos la necesidad de cohesión social, como exigen los tratados europeos respecto a las competencias de la Unión Europea. ¿Cuáles son las políticas que podrían ayudar a establecer el equilibrio necesario para una verdadera solidaridad intergeneracional?

La pandemia covid-19 ha mostrado al mundo muchas vulnerabilidades ocultas, incluso en nuestro viejo continente. También ha creado una verdadera conciencia de la “riqueza de muchos años de vida” como un tesoro a valorar y proteger. Ha quedado claro que “es hora de detener la ‘cultura del despilfarro’ y centrarse en más políticas públicas de apoyo a las familias”. De hecho, esta crisis también ha revelado a la familia como la “roca de la vida de las personas”. Los que más han sufrido han sido precisamente aquellos que están lejos de sus familias o aislados. Gracias a la relación específica entre los que generan y los que se generan, la familia es el primer lugar para la solidaridad intergeneracional. Como tal, no es posible hablar de generaciones sin referirse a la cadena familiar; aún más, ya que la primera mediación entre la persona y la comunidad depende de la familia.

Los obispos europeos subrayaron que en estos tiempos de crisis se mostraban los grandes límites del individualismo y han subrayado el papel central desempeñado por la familia como “la verdadera célula de la solidaridad y del compartir, pero también un lugar para orar juntos. Invertir en la familia es el primer paso hacia una recuperación social, económica y eclesial justa”.

El hecho de que los europeos vivan más tiempo es realmente una buena noticia, pero al mismo tiempo la UE tiene cada vez menos hijos: “Se prevé que la población en edad de trabajar (20-64 años) disminuya. En 2019, ascendió al 59% de toda la población. Para 2070, se prevé que se rebase al 51%. En ese tiempo, se prevé que el número de niños y jóvenes (de 0 a 19 años) disminuya en 12,6 millones”. Hay muchos factores que conducen a la situación actual y no podemos ignorar que también es causada por una profunda pérdida de esperanza y confianza en el futuro. Al mismo tiempo, vemos demasiados obstáculos culturales y económicos, que también tienen un efecto en el desarrollo de redes reales de solidaridad para las comunidades más florecientes.

Invertir en la solidaridad intergeneracional, en la inclusión social, en la familia y en la red de familias es, de hecho, la clave para hacer frente a los retos demográficos actuales. Las redes familiares pueden garantizar mejor la solidaridad y la subsidiariedad y pueden desempeñar plenamente su papel en el encuentro entre generaciones. De hecho, los ancianos son parte plenamente de nuestras familias y cuidar de ellos no es suficiente en sí mismo. En efecto, las familias deben estar en las mejores condiciones para prosperar y ser centros de cohesión social: “Ya no podemos hablar de desarrollo sostenible aparte de la solidaridad intergeneracional”.

Para acceder al documento completo pulsa en el siguiente enlace:

Los ancianos y el futuro de Europa